Pintor y escultor poblano,  dedicó casi sesenta años de su vida apasionada al arte, obteniendo a lo largo de su carrera las mejores expresiones de sensibilidad, creatividad y canto de vida, lo mismo en la monumentalidad de sus notables trabajos, en los que supo experimentar con éxito tanto en materiales como en técnicas que utilizó, tras su propia invención logra las primeras fundiciones de bronce en nuestro medio, hizo tallado en madera emplaste, bruñido y estofado, pintura, retrato, dibujo, en sus más diversas técnicas, así como escenografías para teatro y cine.

Obra espléndida en número y dimensión, apenas registrada, compañero de Desiderio Hernández Xochitiotzin, Alumno de Diego Rivera, supo del influjo de David Alfaro Siqueiros, de Frida Khalo, de Ignacio Asúnsolo, generoso con los artistas noveles, frecuentó a Juan Castellanos, a Juan R. Fuentes y a Emilio Hernández, colegas poblanos.

Sus primeros trabajos los hízo al lado de su padre, Luís Gonzaga Silva, de quién heredo seguramente los secretos de la escultura, estudió en la Academia de San Carlos en la capital, muy joven, a los 17 años y desde 1944 retorna a Puebla para realizar su carrera profesional. (En su hija Carmen, colaboradora notable de su padre, sigue la tradición artística de altura).

Y no es Puebla, es el estado de Tabasco el que reúne gran parte de su obra civil, cívica, monumental y ornamental, lo mismo en Villahermosa que en Cunduacán y Teapa.

En Puebla se encuentra entre sus principales obras la imagen religiosa de la Inmaculada Concepción en Chignahuapan Puebla, de gran dimensión, que se estima le demoro 10 años en realizarla, con una altura de 12 mts.

La ornamental, en fuentes de Cunduacán, Córdoba; su escultura religiosa en iglesias de la Angelópolis, Atlixco, Panzacola, Villahermosa, Monterrey, Distrito Federal, Pachuca, Oaxaca, ZacatIán, Chignahuapan, Banderilla , Las Vigas en Veracruz, y en 1a Ciudad de Panamá.

Fue un excelente retratista, sus obras eran verdaderas calas humanas, siempre expresivas y reflejantes de la personalidad del retratado, realizo centenares de trabajos.

Maestro, excelente y generoso, en la Academia de Bellas Artes, en la Escuela Normal del Estado de Puebla, creador y fundador de organismos culturales en Puebla y Tabasco, de galerías, difusor empeñoso del arte, reconocido por su profesionalismo, su talento y sensibilidad.

Esta exposición no es sino un mínimo homenaje a uno de los grandes artistas de Puebla de este siglo, el Maestro José Luís Silva Carranco y una muestra de su enorme poder creativo, de su capacidad expresiva en otras tantas ramas del arte.

Piedra, madera, barro, bronce, alabastro, se hicieron vida, canto en las manos maestras de José Luís Silva.

Siqueiros, Carlos Peciller, su gran amigo, Pepe Recek; por citar algunas de sus geniales creaciones.

Recordamos también, su figura, su personalidad, su humanismo, su calor humano transmitido fielmente a través de su gran obra, de su vida toda.

Pedro A. Palou Verano '95 Puebla
 

LAS MANOS MAESTRAS DE

JOSÉ LUIS SILVA C. (1923-1988)

"El taller" es el lugar de trabajo original del escultor poblano

Jose Luis Silva C. , aqui podras conocer su biografia: